En Internet se encuentran muchos artículos sobre cómo agregar marcas de agua digitales a las fotografías. Estos artículos están más bien destinados a fotógrafos y buscan evitar que las imágenes se compartan sin acreditar al fotógrafo. 

Algunos museos y archivos también han decidido seguir esta práctica, incluso si las fotografías se encuentran en el dominio público. Hay muchas razones por las que esto sucede. En general, quienes implementan esta práctica buscan que se identifique al museo o al archivo como el lugar de procedencia de la imagen. Veamos esta, por ejemplo, del Museo del Cine de Buenos Aires:

40861303913_0f30a64a72_b
Beatriz Guido en el Taj Mahal, suponemos. Fuente: Museo del Cine de Buenos Aires. ¿Todos los derechos reservados?

Esta imagen sin embargo no es tan perturbadora como otras. Vean este otro ejemplo del CEDINCI; es un PDF con una marca de agua. En este segundo caso, la marca de agua está en el centro del texto, perturbando completamente la lectura. Si alguien quisiera además hacer reconocimiento óptico de caracteres sobre ese texto, posiblemente se encontraría con un problema. 

Las marcas de agua no son solamente poco estéticas. Es un método ineficiente e inadecuado para el objetivo que busca cumplir. Adicionalmente, si las marcas de agua no están bien aplicadas se degrada la calidad del archivo. En este post vamos a analizar las tes razones por las cuales no recomendamos usar marcas de agua digitales para tus imágenes, archivos o colecciones, sobre todo si sos un museo o un archivo.

Razón 1: ¿El bastón o la zanahoria?

El objetivo de poner una colección en línea es que la gente la comparta y la utilice. En Internet hay una gran disponibilidad de imágenes gratis y de libre uso, y utilizar este tipo de métodos solamente disuade al usuario a buscar otra fotografía. En el peor de los casos, si el usuario no puede reemplazar la fotografía, lo que sucede es que no se utiliza, perdiendo así la oportunidad de que aparezca en más sitios y mejore la visibilidad de la colección.

En nuestro ejemplo, veamos lo que pasa. Estas es una de las fotos que ilustra el artículo de Beatriz Guido en Wikipedia.

407px-BeatrizGuido
Foto de Beatriz Guido tomada de la Historia de la Literatura Argentina Vol I, Centro Editor de América Latina. Fuente: Wikimedia Commons.

Las estadísticas de este artículo nos indican que tuvo alrededor de 1200 visitas en los últimos 60 días, contra el álbum completo de Beatriz Guido en la colección del Museo del Cine cuya ninguna de sus fotos en promedio superó las 100 vistas en los últimos seis meses (la foto que más visitas recibió no superó las 80 vistas). 

stats.png
Estadísticas del artículo de Beatriz Guido en Wikipedia.

¿Qué sucedió en este caso? Los usuarios de Wikipedia que crearon el artículo de Beatriz Guido eligieron un sustituto de peor calidad a falta de una imagen liberada que pudieran usar. Si comparamos las vistas del artículo (3184 en total) desde mayo a octubre (los seis meses desde que las imágenes fueron subidas a Flickr), tenemos que las fotos del museo recibieron 1 visita por cada 30 visitas que el artículo recibió en Wikipedia. Comparativamente, un 3% de las visitas. En resumen, nadie se benefició: los usuarios tienen pésimas imágenes y las imágenes del museo recibieron menos visitas de las que podría haber recibido. Esto podría solucionarse subiendo la imagen con una licencia libre y sin marcas de agua.

Adicionalmente, en el álbum de Flickr se restringieron las descargas. Este tipo de medidas tienen un problema adicional: son inefectivas. Si estoy en el navegador y presiono Ctrl + U sobre esa página, puedo ver el código fuente de la página, luego Ctrl + F (buscar), busco “.jpg”, me devuelve el link estático de la imagen, y… ¡voilá! Click izquierdo y puedo salvar la imagen a mi computadora. El concepto detrás de esto es simple: todo lo que se está mostrando en Internet puede descargarse. Y si la puedo descargar, como se imaginarán, también puedo borrarle la marca de agua.

Lo que necesitamos preguntarnos es: ¿cuál es la política detrás de poner una marca de agua sobre una obra de dominio público? Detrás de esta política está la idea de que deberían pedirnos permiso para utilizar la imagen. El problema es que hay suficiente evidencia [paper 1, paper 2, paper 3] de que las políticas de pedir permiso son ineficientes y costosas para la institución. La mayoría de los usuarios además jamás van a tomarse ese trabajo. Hay que moverse de la cultura de pedir permiso a una cultura donde los usuarios acrediten a la institución. Es mucho más fácil acreditar adecuadamente que pedir permiso.

Entonces, ¿qué política es mejor? ¿El bastón o la zanahoria? Creo que en este caso lo mejor es educar a los usuarios para que acrediten de la manera en que corresponde, citando al museo en cuestión como la fuente de donde se obtuvieron las imágenes. A todo esto, aplicar la política del bastón también requiere recursos que obviamente la mayoría de los museos no tienen.

Como ejemplo, miren cómo se destaca significativamente la fuente (procedencia) en esta imagen obtenida a partir de una colaboración entre Wikimedia Argentina y el Museo Nacional de Bellas Artes:

mnba_source_foto.png
Abajo, bien destacada, aparece la fuente. Este resumen incluye información tal como el número de inventario.

Cuando subimos las fotos de nuestra institución a Flickr o adonde sea lo que tenemos que preguntarnos es: ¿cuál es mi objetivo? ¿Qué es lo que quiero conseguir poniendo esta imagen en línea? Si lo que quiero es que la gente la use, tengo que facilitar el proceso y hacerlo lo más amigable posible.

Por último, vale aclarar que no se trata de añadir imágenes a Wikipedia o a Flickr o a x sitio. De lo que se trata es de que la colección se vea y se utilice. De hecho, una vez que está subido a Flickr se puede trasladar fácilmente a Wikipedia. La intención de mostrar cómo esto funciona en Wikipedia en todo caso es explicar qué pasa cuando adoptamos una estrategia de metadatos y apertura que permite enriquecer la información sobre la colección.  

Razón 2: Las imágenes que están en el dominio público deben permanecer en el dominio público

La mayoría de las veces, las imágenes sobre las que se coloca la marca de agua en realidad están en el dominio público, es decir, libres de restricciones de derecho de autor.

Los museos y archivos a veces creen que el hecho de custodiar el objeto físico les da, por extensión, algún tipo de autoridad sobre el objeto digital resultante. Esto no es así. En general, salvo excepciones, la reproducción fotográfica plana, no original de imágenes en el dominio público no crea nuevos derechos. Hay extensos análisis sobre este tema, desde análisis sobre el concepto de originalidad hasta jurisprudencia extranjera. En los Estados Unidos el caso más relevante es Bridgeman v. Corel.

En síntesis, poner marcas de agua o declarar “todos los derechos reservados” sobre una fotografía que está en el dominio público es un caso de copyfraud, o en definitiva defraudación intelectual. Lo que está en el dominio público no puede volver a privatizarse salvo que se haga algún tipo de modificación que realmente afecte la imagen original (por ejemplo, un remix). Pero la reproducción fotográfica no original no es uno de esos casos.

A esto hay que sumar algo adicional: es contradictorio pedir más limitaciones y excepciones para museos, archivos y bibliotecas, pero no tener una política de acceso abierto para las colecciones propias que sí se pueden poner bajo una licencia libre o liberar en el dominio público.

Razón 3: Existen mejores métodos para proveer datos sobre una fotografía

Esta es la razón principal y más relevante que podemos dar sobre este tema. En un mundo digital, la verdad es que poner una marca de agua visible es un método bastante poco efectivo. Adicionalmente, muchas de estas plataformas, como Flickr, no dan más información que la que proveemos como usuarios. Depende mucho de qué método hayamos utilizado. En la imagen con marca de agua, tenemos bastante pocos detalles. Pero, además, los usuarios no pueden añadir información más que en forma de comentarios.  

En contraste, vayamos de nuevo a nuestro ejemplo del Museo Nacional de Bellas Artes:

Capturas multilingües

capturas_multilingues
Las capturas multilingües permiten que el archivo aparezca en varios idiomas. En el futuro, esto va a permitir que personas de todo el mundo puedan buscar imágenes en su idioma.

Información EXIF

metadatos
Los datos EXIF pueden ser levantados de manera automática porque son legibles por máquinas.

Datos estructurados sobre el artista

artist_information
En un pantallazo, podemos ver toda la información fundamental del artista sin necesidad de ir navegando por el sitio. Esto es lo que permiten los datos estructurados.

Datos estructurados sobre la colección

coleccion
Datos estructurados sobre la colección: todo lo que queremos saber sobre la procedencia y ubicación actual del cuadro, incluyendo cómo llegar al Museo.

Utilización de la imagen

uso_imagen
¿Dónde se está usando la imagen en otros sitios de Wikimedia? Esta imagen no es muy utilizada, pero podría serlo.

En síntesis, la palabra clave en todo esto es metadatos. La forma adecuada y eficiente de identificar la procedencia y generar atribución para las imágenes de nuestro museo o archivo es a través de los metadatos, y eso implica que a veces para ganar algo hay que ceder algo. ¿Por qué? Porque mucha de la información que se ve en el ejemplo es información provista por usuarios. Esto no sería posible si la imagen no estuviera subida a una plataforma que permite este tipo de interacciones.

Hay formas, además, de agregar metadatos a las imágenes sin necesidad de subir las imágenes a Wikimedia Commons: la información EXIF de las reproducciones digitales. Hay miles de programas para hacer esto; quizás en algún momento muestre algunos en el blog. Pero para que se den una idea básica, vean, si no, la cantidad de datos que se pueden agregar utilizando una herramienta para añadir datos EXIF online

Estos datos, a diferencia de información que podamos añadir en los comentarios de Flickr o en los campos de descripción de Flickr, son legibles por máquinas, lo que en criollo quiere decir que puedo subir la imagen en cualquier plataforma y la plataforma dirá directamente: “esta foto es de Fulanito, tiene estas características, y la produjo el Museo del Cine”. 

Esto es infinitamente más fácil que complicarle la vida al usuario añadiendo una marca de agua a nuestra imágenes. 

Como corolario, vale aclarar que la intención de este post no es señalar a nadie. Las prácticas no siempre son consistentes (una misma institución puede poner en práctica dos cosas distintas, y hay ejemplos de sobra en esto). El objetivo de este post es ayudar a la conversación sobre cómo mejorar las prácticas de atribución, procedencia y metadatos.


Algunas otras fuentes para leer sobre dominio público, culturas del permiso y reproducción no original de imágenes:

Aufderheide, Jaszi, Bello et. Milosevic (2014). Copyright, Permissions, and Fair Use among Visual Artists and the Academic and Museum Visual Arts Communities. An Issues Report. A report to the College Art Association. 

Andrea Wallace and Ronan Deazley, Display At Your Own Risk, 2016.

Collections Trust. Striking the Balance. How NMDC Members are balancing public access and commercial reuse of digital content. A report by the Collections Trust commissioned by the NMDC. 2015. 

Communia Association. Policy Recommendations.

Sutton, Benjamin. Museum sues Wikimedia for hosting Copyrighted Photos of Its Public Domain Works.

Thomas Margoni, The Digitisation of Cultural Heritage: Originality, Derivative Works and (Non) Original Photographs (IViR, 2014).

Foteini Valeonti, Andrew Hudson-Smith, Melissa Terras & Chrysanthi Zarkali, Reaping the Benefits of Digitisation: Pilot study exploring revenue generation from digitised collections through technological innovation, Proceedings of Proceedings of EVA London 2018, UK.

Crews, Kenneth D., Museum Policies and Art Images: Conflicting Objectives and Copyright Overreaching (July 1, 2012). Fordham Intellectual Property, Media & Entertainment Law Journal, Vol. 22, p. 795, 2012. 

Tanner, Simon. Reproduction charging models & rights policy for digital images in American art museums: A Mellon Foundation funded study. Online: King’s College London, 2004. 

Villaespesa, Elena and Navarrete, Trilce. “Museum Collections on Wikipedia: Opening Up to Open Data Initiatives.” MW19: MW 2019. Published January 14, 2019. Consultado en octubre 18, 2019.


Espero poder abordar en una próxima serie de posts cómo compartir imágenes de manera sencilla y algunas razones para hacerlo. El objetivo es tratar de entender de qué forma podemos iniciar pequeños proyectos pilotos de acceso abierto al patrimonio en nuestra institución incluso cuando no contemos con un montón de recursos.