Este post es todo lo auto-bombo que puede ser, pero tengo buenas noticias: el Harvard Library Innovation Lab abrió un proceso de aplicación para fellowships hace unos meses, y ¡gané una fellowship! En el proceso de aplicación tuve la ayuda inestimable de Daniel Reetz (fundador, DIY Book Scanner), Ryan Merkley (CEO, Creative Commons), y de mis súper grosas amigas Kelsey Merkley y Victoria García Allegrone. También me lo leyó Diego de la Hera. Sin su ayuda el proyecto probablemente no habría salido.

Durante los meses de junio a agosto voy a estar entonces en Harvard armando materiales educativos sobre digitalización. Acá pueden ver el resto de la cohorte, gente súper interesante haciendo cosas de las cuales espero poder aprender allá y -obviamente- difundir acá cuando vuelva.

Mientras tanto, les dejo acá el proyecto completo que presenté, por dos razones: la primera y obvia es para que compartan mi entusiasmo con el material que espero estar entregándoles en los próximos meses, atendiendo a un montón de las preguntas que han surgido en estas tres ediciones del taller de digitalización que hacemos a través de la Secretaría de Extensión de Filosofía y Letras. Y la segunda es que en términos generales creo que es un buen proyecto que aborda algo que a veces nos cuesta un montón cuando escribimos proyectos (de todo tipo): fases y “deliverables”, es decir, qué productos vamos a entregar en el tiempo que nos proponemos.

Así que con eso dicho, les dejo el proyecto y ¡salute! Gracias a esta beca, ¡vamos a estar publicando muchas más herramientas en este hermoso espacio!

 


 

¿Qué vas a construir este verano?
Los fellows de verano traen su propia investigación y establecen su cronograma — el verano es sobre tu trabajo. Brevemente describe lo que planeás producir durante la beca — un proyecto, un capítulo de un libro, un aobra de arte, una característica técnica u otro conjunto significativo de trabajo.

Mi proyecto busca construir lo que llamo una “biblioteca digital DIY”. Durante los últimos nueve años he estado trabajando con pequeños archivos comunitarios, enseñándoles a implementar sus proyectos de digitalización con pocos o nulos recursos (tanto financieros como humanos), al punto de incluso prestarles algunos de los escáneres de libros Do It Yourself que ensamblé. Este trabajo de entrenamiento y apoyo requirió la creación de materiales educativos que aún no existían y reunir recursos dispersos en la web y traducirlos del inglés al castellano. El proceso es en suma frustrante y parece ser un cuello de botella que podría ser resuelto con un poco de esfuerzo dedicado. Reuní algunos de estos intentos en mi blog (http://adigitalizar.org), pero me gustaría llevarlo a otro nivel para que la gente pueda efectivamente implementar sus propias bibliotecas digitales y ayudarlos a construir una Internet más diversa a través de las colecciones digitales de pequeños archivos e iniciativas comunitarias.

La biblioteca digital DIY será un conjunto exhaustivo de materiales de entrenamiento (sobre todo audiovisuales) y herramientas para ayudar a la gente a construir sus digitales colecciones en línea, para ser ofrecido tanto offline (a través de un USB) como online a través de un sitio web. El objetivo de este proyecto es entregar estos materiales educativos a pequeñas y medianas bibliotecas y archivos, a comunidades poco representadas (como las comunidades LGBTI, que conozco por mi militancia feminista), a pequeñas ciudades o comunidades rurales (especialmente comunidades rurales trabajando con conectividad comunitaria o redes libres, a las que conozco por mi cercanía a AlterMundi, una iniciativa de conectividad comunitaria en Argentina), que quieran poner sus recursos o su información local relevante en línea pero que no tienen los medios o las nociones básicas de cómo construir una pequeña colección digital y hacerla disponible. La biblioteca digital DIY será un proceso guiado paso a paso para permitirle a cualquiera montar su pequeña colección digital en línea, ya sea instalando sus propios repositorios o ayudándolos a encontrar el servicio o la alianza adecuada para poner su colección en línea.

¿Por qué es importante este proyecto? Hay todo un área gris de proyectos digitales que no encajan dentro de los grandes agregadores de contenidos o dentro de los grandes proyectos de contenido como Internet Archive, sin mencionar el hecho de que muchas veces hay que sobrepasar una barrera lingüística para contribuir contenido a esos proyectos. En ciertos casos, hay comunidades que quieren digitalizar sus materiales pero no tienen el conocimiento para hacerlo. En otros casos, cuando los proyectos efectivamente llegan a digitalizar o construir su contenido digital, son exhibidos en plataformas poco adecuadas para el archivo, como las redes sociales. En otros casos, el material está mal digitalizado, es imposible de encontrar debido a un etiquetado y descripción ineficiente, o imposible de distribuir debido a restricciones de copyright que se colocaron de manera involuntaria. La mayor parte del tiempo esto pasa porque la gente que construye estos archivos no conoce mejores herramientas o prácticas que las que tiene a mano.

Esta situación termina en que existen menos voces relevantes en Internet para mostrar diferentes culturas y experiencias, y también reduce el valor y el potencial de Internet para comunidades pequeñas o poco representadas. Crea una Internet donde no pueden encontrar su propia voz. Y también deja a material interesante atado a las decisiones de grandes proyectos de digitalización o a las decisiones que las plataformas comerciales toman sobre el contenido, que hacen real la amenaza de que todo un archivo sea borrado.

Como ejemplo del primer escenario, puedo mencionar la experiencia que tuvimos con mi grupo de trabajo mientras construimos la base de datos de autores/as de Argentina en el dominio público (http://dominiopublico.org.ar), donde estábamos sorprendidos por lo difícil que es encontrar obras digitales de mujeres, incluso de mujeres relevantes y reconocidas que han estado en el dominio público por mucho tiempo. Esta situación ilustra que se necesitan más esfuerzos para representas voces diferentes a través de las colecciones digitales.

El plan del proyecto es estructurar, guiar y hacer accesible información sobre bibliotecas digitales, digitalización, derecho de autor, metadatos y planes para hacer disponible la colección digital. Para hacer esto, mi plan incluye lo siguiente:

a) una primera fase de investigación sobre qué materiales servirán mejor a las necesidades de las comunidades a las que deseo ayudar (este trabajo de campo ya está parcialmente completado a través de mi experiencia dando talleres de digitalización);
b) crear un guión y una narrativa para cada uno de los recursos y materiales educativos que serán creados según cada categoría (cómo construir un objeto digital desde cero o a partir de una copia física; cómo etiquetarlo y describirlo y cómo atribuir adecuadamente la autoría y disponibilizarlo en línea);
c) crear el sitio web para publicar los materiales;
d) producir materiales de entrenamiento en diferentes formatos (tanto materiales textuales como audiovisuales);
e) traducir todos esos materiales en mi idioma (español);
f) producir una lista de faltantes y lecciones aprendidas.

Al final del proyecto espero haber creado al menos 10 piezas gráficas, textuales y audiovisuales y conectarme con como máximo 10 proyectos de diferentes comunidades (activistas LGBTI, población rural con proyectos de conectividad comunitaria, pequeñas a medianas bibliotecas y archivos) que he identificado como potencialmente interesados en trabajar con los materiales que desarrollaré durante la fellowship, si me es otorgada.

Una segunda fase del proyecto (que no será desarrollada en el LIL) incluirá lo siguiente:
a) entregar los materiales educativos a las personas identificadas más arriba, entre otras;
b) desarrollar con estas iniciativas nuevas instancias de trabajo y mejorar el material a partir de su feedback;
c) contactarme con gente interesada en traducir al material a su propio idioma.