Este post fue publicado originalmente en el sitio de Kennisland y trata sobre una investigación realizada sobre las licencias de Europeana, que utiliza tanto licencias Creative Commons como las “Declaraciones de derechos” (Rights Statements). Estas declaraciones de derechos fueron desarrolladas en conjunto por Europeana y la Digital Public Library of America (DPLA) para poder marcar el material que no pertenecía al dominio público y/o cuya titularidad no era de la institución que lo ponía a disposición, pero que por diversas razones sí podía ser digitalizado y puesto a disposición. En este momento, la traducción al castellano de los Rights Statements se encuentra en proceso de revisión y espero que pronto estén disponibles para ser utilizadas por otras instituciones culturales, ya que su utilidad es inmensa.


Desde el 2009 hemos estado contribuyendo al desarrollo de Europeana, la plataforma europea que provee acceso a las colecciones digitalizadas de las instituciones culturales patrimoniales (ICP) a lo largo de Europa. Una de nuestras mayores contribuciones a Europeana es el marco de licenciamiento de Europeana, que asegura que los datos publicados en Europeana pueden ser reutilizados libremente, y que todos los objetos digitales disponibles a través de Europeana vienen con información fácil de entender sobre el estado de derecho de autor y bajo qué condiciones pueden ser reutilizados.

Las instituciones que ponen a disposición sus colecciones a través de Europeana proveen esta información marcando cada objeto digital con una de las catorce “declaraciones de derechos”1. Esta lista de declaraciones de derechos incluye las licencias Creative Commons (CC), que le permiten a cualquiera reutilizar una obra bajo cierta condiciones, una Marca del Dominio Público (MDP, para objetos digitales que están en el dominio público y que pueden ser utilizados sin ninguna restricción) y un número de otras declaraciones que se aplican cuando una obra todavía está bajo derecho de autor y se puede acceder a ella pero no se ofrece para su reutilización.

Desde 2015 el 100% de los más de cincuenta millones de objetos en Europeana tienen una declaración de derechos válida. Dado que determinar el estado de derecho de autor de un gran número de obras es complicado, no es ninguna sorpresa que no todas las declaraciones de derechos sean adecuadas. A lo largo de los años repetidamente nos hemos encontrado con declaraciones de derechos que eran claramente inadecuadas. Esto puede ser un problema porque la gente que quiere reutilizar objetos disponibles a través de Europeana necesita ser capaz de confiar en esas declaraciones de derechos. Para entender la magnitud del problema establecimos una investigación sobre la exactitud de las declaraciones de derechos en Europeana. Hoy estamos publicando los resultados de esta investigación como un artículo.

La investigación

Construimos una metodología en la cual examinamos individualmente la exactitud de las declaraciones de derechos2 de una muestra representativa de los objetos digitales puestos a disposición a través de Europeana. Los resultados de la muestra dan una indicación sobre la exactitud de las declaraciones de derechos de la base de datos de Europeana. Los resultados muestran que al menos 61,8% de las declaraciones de derechos fueron aplicadas correctamente y que al menos 9,1% fueron inadecuadas en base a la información disponible. La exactitud de 17,4% de las declaraciones de derechos es cuestionable, mientras que no fue posible determinar la exactitud del 8,8%.

rights_statement

Cuando se mira a la precisión de las declaraciones de derechos, dos categorías se destacan debido a que su exactitud es significativamente más baja en comparación con otras categorías. La precisión de las declaraciones de Creative Commons y de Dominio Público están cerca del (al menos) 50%. En el caso de las declaraciones de Creative Commons esto tenía que ver con la falta de información para determinar si el titular de derechos dio su consentimiento. Las declaraciones de Dominio Público eran cuestionables debido a leyes nacionales sobre digitalización3 aplicadas incorrectamente y porque algunos de los objetos con una Marca del Dominio Público probablemente todavía están bajo derecho de autor.

right_statement2

Hay tres elementos comunes cuando se miran a los resultados de las declaraciones de derechos (presumidas) de inexactas:

  • El término del derecho de autor era aplicado incorrectamente.
  • Las declaraciones de derechos de “Bajo copyright” eran aplicadas a “objetos” que no eran obras creativas, por ejemplo “objetos” que solamente mostraban hechos o metadatos.
  • Las licencias Creative Commons eran aplicadas incorrectamente o probablemente incorrectas debido a la ausencia de consentimiento por parte del verdadero titular de derechos.

Las aplicación incorrecta de las licencias Creative Commons crean un efecto indeseado. Las licencias CC deberían ser utilizadas por un titular de derechos de obras que están bajo copyright para permitir a las personas compartir, utilizar y construir a partir de una obra. Tienen el propósito de dar a los titulares de derechos la opción de comunicar lo que la gente puede y no puede hacer bajo ciertas condiciones. Sin embargo, la investigación en la base de datos de Europeana muestra que las licencias CC están posiblemente siendo usadas con el efecto opuesto: para poner condiciones en el uso de una obra que ya está disponible libremente. Eventualmente la aplicación incorrecta de las licencias Creative Commons conduce al “copyfraud”4 (fraude de copia), lo que limita la reutilización y daña las ideas subyacentes bajo el propósito de las licencias Creative Commons.

Recomendaciones

Nuestro artículo de investigación concluye con una serie de recomendaciones dirigidas a Europeana. Europeana puede llevar a cabo actividades para mejorar la calidad de las declaraciones de derechos a través de sus documentos de políticas y materiales de entrenamiento, pero no puede resolver por sí sola los problemas subyacentes concernientes a la inexactitud de las declaraciones de derechos. La exactitud es en primera instancia la responsabilidad de las instituciones que ponen los objetos digitales a disposición a través de Europeana (los proveedores de datos).

Hemos establecido un número de recomendaciones para que Europeana mejore la exactitud de las declaraciones de derechos, que están destinadas a abrir un diálogo con estos proveedores de datos sobre cómo mejorar la precisión.

Recomendamos a Europeana:

  • construir una política clara sobre objetos no-digitales en los que esté claro cómo estos objetos no-digitales deberían ser etiquetados;
  • incluir los hallazgos de esta investigación en el desarrollo de entrenamientos y de materiales de entrenamiento;
  • continuar abogando por reglas más simples para los plazos de derecho de autor;
  • permitir a sus usuarios para poder enviar errores relacionados a las declaraiones de derechos;
  • hacer esfuerzos (junto con los proveedores de datos) para fortalecer la habilidad de los proveedores de datos de aplicar correctamente las licencias Creative Commons a los objetos digitales;
  • organizar más investigaciones sobre la aplicación de las declaraciones de Creative Commons y los problemas presentados por los objetos no-digitales.

Otras implicaciones

Los resultados de nuestra investigación pueden señalar problemas que no están limitados a las colecciones puestas a disposición a través de Europeana. En los últimos años las licencias Creative Commons y otras herramientas legales han sido tomadas por un gran número de instituciones culturales patrimoniales alrededor del mundo. Son largamente utilizadas para proveer información sobre el estado de derecho de autor y de reutilización de obras que las bibliotecas, los archivos y los museos publican en línea.

Es posible que las instituciones culturales patrimoniales que no trabajan con Europeana también estén luchando con aplicar correctamente las licencias Creative Commons. Un factor que probablemente contribuya a esto es el hecho de que las licencias CC no diseñadas con las instituciones culturales patrimoniales en mente. Mientras que las licencias CC han sido diseñadas para permitir a los creadores y a otros titulares de derechos hacer que sus propias obras (de las cuales poseen los derechos) estén disponibles para la reutilización, las instituciones culturales patrimoniales generalmente no poseen los derechos de las obras que custodian.

Dado esto, las instituciones culturales patrimoniales se beneficiarían de líneas rectoras para el uso de las licencias Creative Commons que tengan en cuenta este hecho. Desde nuestra perspectiva, desarrollar y promover tales líneas rectoras debería ser una tarea hecha por Creative Commons, y estamos esperando discutir los resultados de nuestra investigación con la comunidad de Creative Commons en la cercana Cumbre Global de Creative Commons5.

¿Preguntas, comentarios o valoraciones? Contacta a Judith Blijden enviando un email a jb@kl.nl.


1. Ver la lista de declaraciones de derechos en Europeana.eu para una revisión.

2. Kennisland ha estado trabajando con Europeana desde el 2009 para poner el patrimonio cultural a disposición para su reutilización. Ver más aquí.

3. Aquí se puede encontrar más sobre las diferencias en las legislaciones nacionales sobre digitalización (de Europa).

4. El copyfraud se refiere a falsas reclamaciones de derecho de autor en relación a contenidos que están en el dominio público.

5. Nota del blog: ¡vamos a estar participando de la Cumbre Global de Creative Commons! La curaduría de las sesiones de GLAM (Galleries, Libraries, Archives & Museums) estuvo a mi cargo y conté con el increíble apoyo de Loren Fantin (Our Digital World), Alex Stinson (Wikimedia GLAM Strategist), Razan Hadid (CC Israel), Jennie Rose Halperin (CC HQ) y Kelly Foster (Wikimedia UK).