Publicado originalmente en Golosina Caníbal.
La aparición de una página como Ahira (Archivo Histórico de Revistas Argentinas) es un motivo digno de celebración y un intento paulatino de cubrir una deuda pendiente. En algún momento, le dedicamos un post al archivo de Publicaciones Periódicas de Uruguay y a la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional Trapalanda, en esa estela, Ahira tal como lo señalan en su presentación: “pone a disposición de la mayor cantidad de lectores, colecciones digitalizadas de revistas y de otra publicaciones periódicas” culturales y literarias en la Argentina. Quienes sostienen este sitio son “docentes e investigadores formados en la Universidad de Buenos Aires” y, podríamos agregar, con un interés genuino en el acceso a la cultura y la preservación del patrimonio cultural argentino.
Hace varios años atrás, el Cedinci había movido las aguas con los CDs de las revistas Contorno y Punto de vista (sin embargo, la calidad de las imágenes era espantosa y rayaba con lo ilegible) y también la Biblioteca Nacional, ya no en formato virtual sino en libros impresos, se ha encargado de realizar obras facsimilares de revistas como El lagrimal trifulca y Literal, entre otras tantas (faltaría que se decidieran y subieran estos libros, como lo han hecho con otros, a la web Trapalanda). Por su parte, Ahira se instala en este breve arco para cubrir un espacio importante: la digitalización de revistas literarias y culturales del pasado argentino con libre acceso (desde Argentina, claro, y no como ha sucedido con Caras y Caretas, Los Libros o Xul, publicaciones que fueron digitalizadas por otros países mientras nosotros perdemos en los anaqueles de viejas bibliotecas marchitas).
El trabajo que realizan los integrantes de Ahira es serio y dedicado. Periódicamente se suben nuevas revistas, con introducción, índices anotados de cada ejemplar y, en algunos casos, estudios críticos. Además, los PDF tienen una excelente calidad aunque faltaría, para terminar una verdadera digitalización, realizar un reconocimiento de texto (OCR) en cada revista y de este modo facilitar la búsqueda de palabras o contenidos. Otro punto a mejorar podría ser armar un buscador en la páginas para poder rastrear autores, temas o títulos de artículos. Si las revistas se digitalizaran completamente, este buscador sería el doble de útil porque también podría internarse en las páginas de las publicaciones subidas.
Finalmente, las revistas literarias y culturales argentinas que se pueden leer, revisar y descargar en Ahira en estos días son:

Eso por ahora. Celebro, entonces, la aparición de Ahira, le deseo muchos años de trabajo, un buen backup (por si las moscas), una capacidad afilada para conseguir derechos y pido difusión a los interesados/as para que el proyecto se conozca y siga ampliándose.
Para quienes puedan contribuir con colecciones o revistas para digitalizar, pueden contactarse por acá.